jueves, 10 de julio de 2008

>> cóncavo y con.vexo


He llegado hace un rato y joder, qué cosas tiene una que ver y qué trabajos más indefinibles tienen algunos también. No tengo ni la más remota idea de a qué se dedica un asesor logístico aparte de hacerle la pelota al gerente y dejarse medio sueldo en colonia pero he estado con uno de ellos en una cena celebrando no se qué facturación. Una crisis de agárrate y no te menees pero hay quien está de celebración. Sí.

Creo que no debí ser ni la primera ni la última a la cual lleva a ese tipo de cenas o bien es que un asesor logístico no pinta una mierda, en cualquier caso no me prestaron mucha atención y de esa forma pude cenar sin pribarme de nada, hay que ver siempre el lado positivo. Y la directora adjunta no se a qué deberá su cargo pero procuré mantenerme siempre a cierta distancia de ella, en un momento dado constaté que la huele el aliento a perro muerto.

No sé cómo giró la conversación que al momento una chica de mi edad o así comentó que ahora vive en Coslada y este con su logística le dice que tenga cuidado con el Ginés. Se hizo un silencio y yo como todo lo tengo que preguntar rompo ese silencio preguntando quién es el tal Ginés y César que así se llama este hombre mirándome a los ojos mientras mastica y traga su filete me suelta que ese hijo de puta era comisario en ese pueblo y se le está procesando judicialmente con testimonios de prostitutas y bueno, la hostia.

El vino que tomamos me provocó luego un hipo extraño. Para quitarme el hipo tras el postre pedi que me sirvieran una copa, hecho que a César pareció molestarle y sorprenderle al mismo tiempo. En cuanto tuvo ocasión me indicó bajando el tono de voz que nos marcharíamos enseguida, que se le iba de presupuesto. A mi ya por entonces me daba la risa, en esa mesa no escuché más que tonterías y todos ellos miraban el reloj constantemente.

César aparte de mirar la hora también me miraba las tetas. Más tarde pude comprobar la cara que pone mientras folla, no me quiero ni imaginar la que debe poner cuando se encuentre estreñido. Me fue indicando primero cómo quería hacerlo, me decía gilipolleces al oído hasta quedarnos solos, la pareja que no se separaba de nosotros se interrumpían el uno al otro al hablar de sus peripecias para conseguir un préstamo. A mi me daba la risa y al parecer él se lo tomaba muy en serio, he aprendido lo que es el pvc, el bote sifónico, el t.a.e. que se me había olvidado y su puta madre todas las explicaciones que me dieron, después de tanto hablar uno y otro a esa pareja no le quedarán ganas luego de echar un polvo. Lo de que la policía es corrupta eso ya me lo sabía.

El taxi nos dejó en la misma puerta del hotel, y siempre que paso por la plaza de Colón siento la misma sensación, es como que se respira franquismo ahi o no sé, pero no me gusta la sensación. Conocía a la chica de la recepción, cosa que tampoco me gusta. Tampoco su nombre, Yolanda, suena como a labios con silicona, sí.

Casualmente a la puerta de la habitación mientras abría éste me preguntó si mis tetas son mías y si podía besarme. A lo segundo le contesté que no, yo es que a la gente con bigote no la beso, así de claro, aunque esto me lo razono a mí misma, no doy explicaciones.

Como en la boca me niego me deja el cuello lleno de babas, y también el hoyito de la garganta en su base, que no sé cómo se llama y por dos veces lo tuve encharcado. No corrió la misma suerte, valga la redundancia, mi entrepierna. Me hizo tumbarme en la cama cuando me tuvo desnuda y me vino escalando repartiéndome besos con bigote en el anular de mi pie izquierdo, en el tobillo del mismo, en mi rodilla izquierda, cadera y pecho izquierdo. Cuando le tenía baboseándome el lóbulo de mi oreja izquierda y su mano aún estrujándome el pecho me volví a pensar de nuevo en la poca simetría en el reparto de tocamientos, y en sus antecedentes, y me dije que de esta vez no pasaba.

Como el polvo fue de estos de paga y vámonos ni me molesto en narrarlo, paso directamente a la parte que me compite, ya después, cuando se dice de todo y de nada,

-¿tú crees que tengo el pecho simétrico totalmente?-

y para ampliar la perspectiva de su respuesta yo antes de la pregunta de un salto he salido de la cama, he buscado en el bolso un cigarro y ya me lo he encendido, pregunto y expulso el humo y me muestro de frente, dejándome la mano izquierda apoyada en mi cintura, en jarra, haciendo intención,

-yo creo que estás estupenda- dice permaneciendo echado en la cama y me pide, alargándome su mano, mi cigarro

-contesta a mi pregunta- digo sin moverme siquiera

Se incorpora de forma que queda sentado en la cama, con ambos pies en el suelo, y se echa hacia atrás sosteniendo el peso del cuerpo apoyándose en las palmas de las manos. Me mira retándome

-no sé para qué quieres que te diga lo buena que estás, deberías estar ya cansada de oirlo-

De no tener bigote ahi a continuación le hubiera comido la boca pero yo casi nunca estoy conforme,

-joder, pues yo no sé qué manía entonces con comerme el pecho izquierdo, siempre el lado izquierdo-

-anda, ven, -se inclina hacia delante y me alarga los dos brazos- ¿quieres que ahora te coma el derecho?


6 comentarios:

brujito dijo...

Empiezo a sentir celos... mal mal...

Respecto al 'hoyito', si no la has visto, no te pierdas: El paciente ingles.

De tu paranoya todo es asimétrico, pero también puedes sugestionarlos tu, acercar mas ese pecho, mirarlo antes de que te lo vayan a comer... coño, ahora que lo pienso es verdad, uno tiende al izquierdo, pero creo que es porque es el que esta mas cerca de tu corazoncito... que se que lo tienes, cachoperra ;-P

Clara dijo...

BRUJITO. Hablame del amor y/o de tus celos, anda.

(Ralph Finnes o como se escriba es tremendamente atractivo, siempre lo he pensado pero esa película me da sueño, ¿dónde estaba allí el hoyito de qué? me gusta más cuando hace de malo en la lista de Schindler)

brujito dijo...

Mi blog de momento lo tengo cerrado.

Respecto a lo otro: http://seren-dipitismo.blogspot.com/2008/05/la-escotadura-supraesternal.html

Clara dijo...

Gracias. Lo vi anoche y me gustó, no recordaba esa escena.
Aunque la nomenclatura del hoyito dentro de un rato se me olvida, fijo.

El callejón de los negros dijo...

¿Acaban besándose?

Me gusta pensar que sí.

Antonio

Clara dijo...

ANTONIO, lamento decepcionarte pero ya le dije al principio que no y luego no volvió a insistir.


En qué zorreas