viernes, 16 de noviembre de 2007

Me estoy situando aquí

Soy muy zorra, lo se, lo reconozco, pero tendré internet puesto que le he razonado a Jesús que sale más barato que mantener él su vicio del tabaco. El tema de mi poco ahorro no me ha dado problemas, me ha hecho quedar como bastante menos zorra de lo que soy, me ha puesto ojitos de los de "no pasa nada, pobrecita". Me dice que mañana irá más tarde a trabajar, que primero irá conmigo al banco para ingresarlo en una cuenta a su nombre y yo apareceré junto a él en esa cuenta para poder disponer también de efectivo. Me ha dejado libre parte de su armario que huele todo a él y un par de cajones de una cómoda de las feas que tiene en la habitación.

Esta mañana, madrugada más bien, me desperté sin saber dónde estaba, él me estaba besando la cintura, despacio, me miró feliz de mi despertar y a mi pezón izquierdo también le hizo levantarse. Una vez que estamos todos despiertos se coloca echándose a mi lado

-entonces condones no tengo que comprar, ¿no? -

Y le doy los buenos días a los dos. Me voltea dejándome de espaldas, se echa sobre mi y me dice al oído que para mi todo son noches. Escurro mi brazo y enciendo la lámpara, quiero sentirle dentro mientras me mira la cara, me desquito toda yo liberando mis piernas, volteándome de nuevo, mirándole los ojos, lo quiero profundo, alzo una pierna, después la otra dejando reposar mis rodillas sobre sus hombros, él todo lo que se le acerca lo muerde, me gusta que me mire mientras entra, entra mientras gime y siento su lengua en mi cuello pero quiero que me mire la cara, le agarro y de nuevo se escapa y así peleamos.

Y en ese momento pensé en cuando aquí en el blog me preguntaron si me tragaba todo y entonces imaginé que Jesús me decía si quería desayunar invitándome a chupársela, pero nada de ello sucedió, él tenía su propia rayada con el sonido chirriante de la cama que despertaríamos a los vecinos y no se qué.

Después, se fue sudando a darse una ducha diciendo que a partir de ahora los lunes dejarán de ser lunes, que serán como ha sido hoy y es viernes. Me ha hecho reir y antes de salir para casi todo el día me ha dado un beso en la boca y me ha pellizcado una teta. He pensado en apuntarme al gimnasio aquí en este barrio y hacerme unas mechas en el pelo, no sé qué color quiero, es que el de la esperanza es el verde y no me gusta.

3 comentarios:

renfield sonia dijo...

Ole lady Lilith me has dejado impresionado por tu nuevo post... esta vez se nota que has tenido mas tiempo para escribir y tu estilo no es impulsivo y caotico como otras veces (esta vez creo que lo entiendo todo)... De Hitchcock decian que filmaba las escenas de amor como si fueran de asesinato, y las de asesinato como si fueran de amor... no se porque me he acordado de esto leyendo tu post... pero me ha encantado...
En todo caso me esperaba algo semejante, y es que ayer la luna te sonreia!

Clara dijo...

¿cuantos nombres me vas a poner, diecisiete?
-impulsiva y caótica-, me lo guardo, escribí con el mismo tiempo de otras veces, no sé que pasó.
A mi me ha encantado tu apunte de Hitchcock, muy curioso.
"me esperaba algo semejante" mmm... esto no me ha gustado, ya sabes.

renfield dijo...

Me referia a que me esperaba que hoy estuvieses contenta pendeja...


En qué zorreas