jueves, 22 de noviembre de 2007

Un brindis

Anoche salió el tema de la botella de vodka, esta mañana sobre las ocho y media ya estaba yo comprándome una nueva pero en el parque hacía frío así que no he podido ver cumplido mi deseo del todo por lo que decidí traérmela a su casa, ahí sigo con ella, llevamos las dos sonriendo todo el día.
.
Anoche me preguntó qué había hecho durante el día de ayer, le conté detalles y además le dije lo que él esperaba oir: que bajé a tomarme algo porque no encontré la botella que yo misma dejé sobre la mesa... entonces me habló del mundo y del mundo de la droga, incluso me habló de drogas que aún no he probado, también de las que no voy a probar, no entiende nada.
.
Le expliqué cuando terminó el discurso que tan sólo le había dicho lo que él esperaba encontrarse, le expliqué que no era cierta mi compra (lo ha sido, pero hoy) pero que me gustaba verle cuando se enfadaba, me contó que él solo se enfadará cuando yo le mienta, que tengo que decirle la verdad, siempre. Y comenzó a susurrarme que él lo hacía todo por mi bien, y me besaba la oreja dándome pequeños mordiscos en ella y me dejé hacer y me mostré melosa

-¿y siempre-siempre vamos a decirnos la verdad? - le pregunté con mis labios recorriéndole el cuello, alzándole

-sí, siempre - contestó

le pregunté entonces qué había hecho con el vodka aunque evidentemente ya sabía que no me diría la verdad; me miró directamente a los ojos y tras morderme la barbilla me cuenta que la ha tirado y no piensa comprar más el hijo de puta. Y yo sonrío sin quitarle la vista de encima porque me hace gracia que se crea que lleva las riendas de todo esto, todavía no ha nacido quien me diga a mi lo que debo o no debo hacer.
.
Vuelve a mi oído y me dice bajito en un suave balanceo que le deje correrse dentro de mi culo, y con una mano se ayuda para irme abriendo camino, primero con un dedo, después dos, y yo aún ahora sigo sin entender su intención de hacérmelo por detrás, hecho del que por otra parte no me quejo porque me gusta pero se me hace un tanto extraña su insistencia aunque la sensación es cojonuda cuando se dilata el espacio completamente y se siente húmeda la polla, avanzando.
.
Ayer, que fue otro día, quedarme con el culo completamente abierto sabiendo que no iba a beber ni un puto trago después, la sensación fue, por contra, lamentable. Que no me vuelva a pasar nunca: eso espero. Hoy, brindo por ello y por los hielos que he comprado en el dia% que son de puta madre y brindo por la relatividad de las cosas aclaración nº 25 y brindo por una canción que he encontrado de casualidad mientras le estaba buscando una a Renfield así en plan -pero mira como beben los peces en el río-, no encontré lo que buscaba pero he encontrado esta y la dejo aquí, la canción debe sonarle a todo dios que entre por aquí, hasta los gatos deben escucharla. ¿Alguien sabe de algún sitio donde se consiga una marihuana chula por aquí por el barrio de Usera?. Brindemos. La putada de un blog es que no tiene brazos.

4 comentarios:

renfield dijo...

Que barbaridad bay-bee... que barbaridad... y todavia me preguntas porque te cuelas en mis fantasias aunque no quiera?
Porque no llovera hoy... un momento las nubes estan cargaditas, en cuanto empieze me dejare bautizar de nuevo y cambiare de nombre y de vida...( y de paso a ver si se me pasa el sofocon chata)

Clara dijo...

renfield: ahora soy yo la que no sabe qué decirte, de cambios parece ir hoy la cosa...

renfield dijo...

Bah, olvidalo, al final ni llovio ni nada... menudo bluff, sigo siendo el mismo... a lo mejor hoy probare los rituales de barra y te dedicare uno o dos vodkas!

Clara dijo...

...con limón, please!


En qué zorreas