miércoles, 12 de diciembre de 2007

De nuevo ahí

Este gilipollas ha vuelto a dejarse el móvil olvidado en su casa, yo no me había percatado de ello pero justo antes de comer suena, lo busco, lo encuentro y es un compañero suyo y de rebote hablando con él me entero que tienen cena de empresa para esta noche y no tendría pensado llevarme el hijo de puta porque no me ha dicho nada de esto.

Tengo yo el móvil por lo que no tengo forma de localizarlo; me ha hecho la jugada completa y no me apeteció autoinvitarme. He recogido mis cosas que tampoco era mucho y en un par de viajes de metro lo he transportado todo, ahora el pc de nuevo está en mi casa y yo con mis cosas.

Luego a las siete iré a esperarlo, me llevo un cogollito para hacer tiempo, no sé a qué horas se presentará, me he cruzado a su vecina entre viaje y viaje, en las escaleras del portal, me han dado ganas de decirla que se prepare para esta noche, me van a oir desde la sierra.

Es que no me apetece una mierda seguir viviendo allí, me aburro mucho y estamos ahí con una media de dos-tres putadas al mes y no. No me apetece. No me lleva a una puta cena a la que puedo ir gratis: es un miserable. Que le den por culo. Se pensará que me lo he hecho con media empresa el hijo de puta y acabaremos pegando voces, ya no quiero que me toque, quiero decírselo a la cara. Me gustó mucho el pueblo, si acepta precio puedo acompañarle sin problemas pero no vuelve ya más a levantarse conmigo, he renovado hace un momento el anuncio: Clara de nuevo está en la calle.

3 comentarios:

Southmac dijo...

Es diciembre, el final de los ciclos y del calendario. Un mes estupendo para reestructurar historias... o partir de cero.

renfield dijo...

Ay ay, era de esperar! Y en navidades, con toda la gente dispuesta a gastarse el dinero en lo que no deberia....

Clara dijo...

Renfield: haz por no tener los pensamientos impuros o el carbón rodará por tu casa...,por otra parte el verme previsible no me ha gustado aunque imagino que esto lo sabes.


En qué zorreas