lunes, 25 de febrero de 2008

Acceder de dentro adentro

Como el fin de semana de carnaval me fui a Salamanca quedé con la Sandra en que se viniera a pasar este fin de semana aquí conmigo por lo que primero estuvimos en el dia% a comprar para llenar la nevera, que por cierto, desde que me visitó Marcelo funciona como nueva.

Sandra se muestra bastante insegura, no lo está pasando nada bien aunque de sus movimientos me da pocas explicaciones y yo no pretendo incomodarla, sí me cuenta cosas pero más que nada son impresiones. El último cliente que tuvo en Santander fue en una fiesta, me cuenta que ese la dijo un par de cosas que no la gustaron pero que no se vio con suficiente entereza como para encararlo y que extrañamente mientras la daba por detrás a ella la dio por llorar y no se pudo contener. Dice que son muchas las veces que se mira en el espejo y lo que ve es simplemente una prostituta y la verdad es que lo cuenta de una forma que a mi me da cierta angustia.

Para animarse el sábado me insistió en que fuesemos a la calle Preciados y alli fuimos, empeñándose en entrar en todas y cada una de las tiendas. Se compró un par de jerseys monísimos, yo no compré nada. Por cierto, ahora desde hace un tiempo desde la estación de metro de Sol no es necesario salir a la calle para acceder al corte inglés, puedes pasar desde dentro, dejaron acceso ahí, la hostia, y eso ya venía sucediendo desde otra estación, en la plaza de callao, aunque a mi me da igual, desde que compré el abrigo no he vuelto a pisar ese mundo.

Estando tomándonos unas copas ya después en Jacinto Benavente me llama al móvil un tipo para quedar ayer domingo, se trataba de ir unas tres horas a su casa, ahi en tribunal, pero decía querer algo distinto, quería estar con dos chicas y me contó que nunca lo había probado, tras contarme me pregunta si sé de alguien y le indico que me llame en diez minutos tras comentar precios. Le explico a Sandra de qué se trata y la recuerdo que es algo que no hacemos desde hace años, ya se encuentra algo más divertida, llevabamos ya un par de horas bebiendo y había ligado con el camarero y hacía una media hora que me había estado contando sus problemas por el dinero por lo que acepta.

Cuando llama de nuevo Carlos, que así se llama, me indica que quisiera que fuésemos bien distintas, se lo confirmo y le propongo devolverle 50 euros si elegimos nosotras cómo hacer. En eso quedamos, lo tenía yo ya todo en mi cabeza. Nos presentamos a las tres en punto en la casa del Carlos, en la misma calle fuencarral. La Sandra como sigue con su ritual de manías se entretuvo en el ascensor jugando con su lengua rozando el espejo. Se había metido una raya antes de salir de casa y me iba contando de camino una tontería tras otra y mi dosis de vodka hacía el resto.

La prometí mientras nos maquillábamos que quería que se fuese de madrid con buen sabor de boca, que si el Carlos este veía que era apetecible que entonces yo le chuparía la polla como sé hacerlo y se le dejaría a ella, que yo sería la puta y ella la princesa.

Todo salió bien.

Al llegar, el Carlos nos miró de arriba abajo, yo le miraba a él y la Sandra me miraba a mi. La sonreí y nada más pasar al salón Sandra dice que debe entrar al baño, dijo que porque se meaba pero yo digo que porque quiso meterse otra raya. El caso es que de este modo nos dejó solos, Carlos me preguntó que cuándo me pagaba, expectante, yo le dije y conté el dinero mientras le pedí que procurase portarse bien con ella, que allí la única zorra que había era yo, que a ella solo debía hacerle el amor, se quedó perplejo, asintiendo con la cabeza y acto seguido se rió de forma absurda y dijo que le ponía muy caliente que fuese yo quien dispusiera, que él iba a obedecer.

La Sandra al momento regresó al salón, acercándose a nosotros, y Carlos de nuevo volvió a revisarla con aprobación y fue entonces ahí cuando todo quedó sentenciado porque Sandra dirigiéndose a mi nos dijo a ambos

- déjame empezar a mi, quiero follármelo, ya después a ti que te lo haga por detrás, que siempre te ha gustado-

Y todos estábamos de acuerdo y el Carlos se volvió aquí a reir de forma nerviosa y absurda aunque después pudo comprobar que en efecto, así son las cosas, me sigue gustando por lo que salimos de allí las dos agusto y Sandra se ha marchado esta mañana tras hacerse la foto de rigor en el edificio de bellas artes, no sé cuando volveré a verla porque dice incongruencias, a veces te dice una cosa y a veces otra, no hay quien la entienda.

11 comentarios:

mikiojosazules dijo...

Joder con la clarita, como se lo monta la chavala. vaya, vaya, me sigue gustando tu estilo, ya sabes. La historia da pa una peli, eso si, el tio debio qedarse en casa, mas agusto que el dalai lama.
saludos

Anónimo dijo...

Se ve que a tu colega le dan bajones que a ti no Clara, diferentes personalidades supongo, y dependra tambien de el tipo de cliente con el que te topes, y veo que os gusta marcar vuestras propias reglas, me parece estupendo..me ha gustado este post y que terminaseis a gusto con el tipo,termino contigo no?
Besos wapa, bilbo

Clara dijo...

bilbo'o, a todo el mundo le gusta marcar las reglas ¿no crees? y sí, primeramente Sandra y luego yo, y yo me quedé bien agusto, que es lo importante.

YNF dijo...

Maravilloso el blog... de lo mejor que he visto en muchísimo tiempo.
Un saludo.

Anónimo dijo...

desde luego, y ke mala leche tienes tia, poner bilbo como se pone el del negro...casualidad???nooo lo creo..;)

brujito dijo...

Reconozco que me pone tu estilo y lo que cuentas (aunque seas tan zorra), más sabiendo alguna complementariedad en nuestros gustos.

Una curiosidad que no me cuadra es la 'naturalidad' de todo lo que haces... no jodas que todo es literatura.

Noviembre dijo...

Cuando uno está de bajón, piensa ese tipo de cosas, a tu amiga, se le pasará. Estate segura. Y si no le pasa, pues que se plantee la vida de otra manera ¿no?
Besitos mañaneros

bcn_bcn dijo...

si, eso es lo importante

Clara dijo...

bilbo'o: tú y yo haríamos cualquier cosa menos pelearnos, fijo.

brujito: hablame de esos gustos tuyos, no vengas aquí solo con dudas.

Anónimo dijo...

me complace que digas eso wapa, no me suelo pelear con nadie, menos contigo...besos humedos

brujito dijo...

Aclarado quedo


En qué zorreas